sábado, 17 de diciembre de 2011

3. Hoy (Parte III)

Es hora, lo cito de nuevo, de hacer lo que se debe hacer; sin esperar a nadie y a su vez sin esperarse a si mismo. Nada puede perseguir el cumulo de cosas perseguidas por el hoy y el ahora, nada puede ni debe frenarlas. Solo hay una opción que contempla la vida o la muerte y un instante para decidir; este y nada más que este. Y lo que no se haga hoy, lo que no suceda ya, tendrá que resignarse a vivir en el olvido eternamente, en el confinamiento y la mazmorra, porque su único espacio de existencia habrá muerto.

Es por esto, que con ferviente aspiración he decidido salir a cazar libélulas, tomar chocolate y debatir poesía, volar por los aires, curar con abrazos, tener mi casa en la luna, cultivar mi jardín de estrellas, salir con mi Señor a dar paseos por la tarde, escribir por las noches las palabras del viento, y plasmar también las mías en los destellos de la madrugada, caminar sin rumbo fijo por horas y sin motivo, darle serenata a la noche, adueñarme de un árbol para contar historias, conseguir un lugar para perderme del mundo, pintarle alas al corazón de alguien... 

Leer mas allá que entrelineas, cantar los mensajes del alma, tomar la mano del Espíritu e invitarlo a dibujar conmigo, enseñar amor y dulzura, componer sinfonías para el ocaso, danzar junto a la mañana diciendo: tan solo te amo, esculpir demencia y extrañeza, caminar de espaldas en la calle, sonreír al ritmo de las horas mientras me peino en mitad del camino, que el tablero de mi voz sea mi ventana y que estalle la dinamita de mis piernas, bailar con apasionados pasos locos, hacer de cada momento un gran performance ,escribir palabras nuevas cuando ría, crear mi oficina de sueños e ideas, y amar, vivir, ser y estar... todo sin miedo, con demencia y con prontitud; con la real demencia que habita en mi, la valentía del Dios que me hace existir, y con el único tiempo que me queda en verdad.

Y también si esperar a nadie, sin depender de otros, sin esperar nada; porque no depende de nadie, depende de mí. Porque tan solo hay un instante para hacerlo real; para no arrepentirse, para llegar a la meta. Porque si no es ahora, no es nunca. Porque mañana habrá un funeral, si hoy no se trabaja por evitarlo y habrá un muerto por lamentación y cargo de conciencia. Porque la bomba atómica estallo, y nada tiene vuelta a atrás. 

No es la claridad absoluta, pero hay algo; y si bien no se tiene todo, lo importante es empezar. Mil y una cosas componen la lista, y un rompecabezas empieza a ordenarse. A,b,c,o d la orden del día mas una batalla que no da tregua. Porque nunca habrá más tiempo para ser, hacer, vivir o estar; es ahora o nunca, yo decido. 

Lo que tengas que hacer, hazlo ya, porque no sabes si existirás para realizarlo luego.
Be what you want, be what you be; that`s my decision

No hay comentarios:

Publicar un comentario